Bengkulu

Un total de 10 personas murieron, 8 se perdieron y alrededor de 12,000 fueron desplazadas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra en la provincia de Bengkulu, Indonesia.

Las fuertes lluvias que inundaron toda el área de Bengkulu en la isla de Sumatra, Indonesia, desde la tarde del viernes (26/6/2019) hasta la mañana del sábado (4/27/2019), causaron inundaciones, desbordamientos de ríos y deslizamientos de tierra en muchas localidades.

Se produjeron desastres en 9 zonas de la provincia de Bengkulu, concretamente en la ciudad de Bengkulu, en los distritos de Bengkulu Tengah, Bengkulu del Norte, Kepahiang, Rejang Lebong, Lebong, Seluma, Bengkulu del Sur y Kaur.

Según el Jefe del Centro de Información Pública y Relaciones Públicas de BNPB, Sutopo Purwo Nugroho, el impacto del desastre ha seguido creciendo. Según los datos sobre el impacto obtenidos de una evaluación rápida realizada por la provincia de Bengkulu, BPBD, se registraron 10 personas muertas, 8 desaparecidas, 2 heridas de gravedad, 2 con heridas leves, 12000 desplazadas, es decir, al menos 13000 fueron afectadas por el desastre.

El daño físico contabilizado hasta ahora incluye 184 casas, 4 instalaciones educativas, 40 puntos de infraestructura (carreteras, puentes, ductos, alcantarillas) repartidos en toda el área afectada que tienen un fuerte impacto en la industria pesquera de la región.

"En este momento algunas de las inundaciones han disminuido en varias regiones, pero muchos asentamientos en varias regiones aún siguen anegados", explicó Sutopo.

El Jefe del BNPB mencionó que otro posible impacto secundario, producto del desastre, que puede surgir, es la aparición de enfermedades gastrointestinales y de la piel, entre otras, debido a la falta de agua limpia. Además, los deslizamientos de tierra y las inundaciones pueden volver a ocurrir si continúa lloviendo.

El manejo de emergencias continúa. El Gobernador de la provincia de Bengkulu, Rohodin Mersyah, ordenó a todas las filas del SKPD (cuerpo de seguridad) en Bengkulu movilizar el potencial existente en el área para ayudar en el manejo de emergencias por desastres.

FloodingErotionInBengkuluInundación en Bengkulu

El Gobernador de Bengkulu informó sobre el impacto del desastre al Jefe de BNPB, Doni Monardo, quien envió al Equipo de Respuesta Rápida para proporcionar asistencia financiera para cualquier emergencia. Se recomendó a los jefes regionales vecinos que también estén experimentando desastres que establezcan inmediatamente el estado de emergencia para acelerar el manejo de emergencias.

"The Parent Post" menciona que en la provincia de Bengkulu se estableció la sala de operaciones de emergencia, también se levantaron campamento de refugiados en 12 ubicaciones. Las reuniones de coordinación continúan todos los días. El rescate, la búsqueda de víctimas y la evacuación de los afectados se llevan a cabo con material casero. Ya se han establecido cocinas públicas y se distribuye el alimento. Ha habido un despliegue de apoyo por parte de funcionarios del gobierno regional, Policía Regional, TNI/Polri, Lanal, BASARNAS, Tagana, ACT, PKPU, MDMC, estudiantes, Asociación de Organizaciones Chinas de Bengkulu y otras más.

Se han llevado a cabo reparaciones de emergencia, especialmente para restablecer los canales de distribución y transporte. Para quitar el cuerpo de tierra que se desplazó sobre la carretera el gobierno local  ha usado equipo pesado (excavadoras) para que el acceso a la carretera se pudiera pasar. Para los caminos y puentes que se han roto y aún no han sido reparados, se ha realizado una recopilación de datos y seguridad mediante la instalación de señales de advertencia en la carretera y las desviaciones pertinentes.

Las limitaciones a las que se enfrenta el manejo de emergencias en este momento son la dificultad de llegar a los lugares afectados, pues el acceso por tierra se ha cortado por completo. La coordinación, la comunicación y la distribución logística entre la provincia y la ciudad es difícil, pues se corta mucha electricidad. Además, la zona de Bengkulu es muy grande, y las daños agudos están muy alejados unos de otros, lo que dificulta el acceso a todas las ubicaciones. El presupuesto limitado es otro problema, pues hay que dividirlo entre las necesidades actuales más inmediatas que son campos de refugiados, botes de goma, mantas, alimentos no precederos, agua limpia, artículos para bebés, luces de emergencia así como el transporte de rescatistas profesionales y voluntarios.

"Aún estamos llevando a cabo la recopilación de datos sobre el impacto del desastre. Se insta a la comunidad a aumentar la concientización, pues lluvias de alta intensidad aún pueden ocurrir en el territorio de Indonesia", dijo Sutopo en su informe.

 

Fuente: Baliberkarya.com

Comments powered by CComment