19 05 06 17 22 32 712 Deco

Vivir el ayuno musulmán en un país predominantemente no musulmán no es fácil. Se deben soportar el hambre y la sed en una comunidad con costumbres diferentes hasta que llega el momento de romper el ayuno.

No sólo eso, la discrepancia en el tiempo del ayuno y las diferencias culturales a veces se convierten en un factor que dificulta llevarlo a cabo con facilidad.

Sin embargo, esto no es un obstáculo para que los musulmanes indonesios en el extranjero continúen su culto y celebren el ayuno en el mes sagrado del Ramadán.

Una ciudadana indonesia (WNI, por sus siglas en inglés) que se mantiene dedicada al ayuno en el extranjero es Rini Sitompul, madre de 4 hijos que emigraron a la Ciudad de México desde 1993.

Para esta bella mujer, de ascendencia javanesa, esta es la vigésima sexta vez que celebra el ayuno en el país del sombrero.

Durante décadas Rini ha vivido feliz con su familia en México, y nunca ha tenido dificultades para celebrar el mes sagrado. Sin embargo, este año (2019) la situación es muy diferente para Rini y sus cuatro hijos, pues es la primera vez que pasarán el Ramadán sin el jefe de la familia. Tres meses antes, el esposo y padre amado, Alm. Wilson Sitompul, falleció.

Rini admitió que ayunar sin contar con uno de los miembros de la familia no fue fácil. La profunda tristeza se añade a la sensación de pérdida, e inevitablemente algunos hábitos desaparecen junto con el que se ha ido. Por ejemplo, cada Ramadán era el esposo el que actuaba como Imám, cuando la familia realizaba las oraciones tarawih en casa; ahora Rini espera que el hijo mayor esté dispuesto a reemplazar al padre como líder de la oración en la familia.

19 05 06 17 19 10 765 DecoRecuerdos de la Oración Tarawih juntos (Foto: Personal)

Pero la vida debe continuar. A pesar de ser ahora una madre soltera y de estar lejos de la familia y de la patria, Rini continúa levantándose para defender el futuro de sus hijos.

Antes de que iniciara el Ramadán, Rini y sus cuatro hijos visitaron la tumba de del jefe de familia. Después de eso, como las otras madres, Rini prepara lo necesario para el sahur y rompe el ayuno con su familia.

Aunque el esposo se ha ido la familia mantiene una serie de hábitos, la rutina familiar durante el Ramadán. Una costumbre que tienen es es comer el Sahur y romper el ayuno juntos. "Aunque los chicos están ocupados, siempre intentan romper su ayuno en casa", explicó Rini.

.

19 05 06 17 18 24 043 DecoRecuerdos, rompiendo juntos el ayuno (Foto: Personal)

Para Rini, la unión durante el ayuno es muy importante. Por fortuna, la hora en que se celebra el sahur en México, justo antes de comenzar el ayuno, coincide con el inicio de las actividades de sus hijos para ir a la escuela. Por lo tanto, comer sahur es al mismo tiempo el desayuno para ellos.

Vivir el ayuno en un ambiente donde los musulmanes son una minoría no es fácil para los hijos de Rini Adry, Katie, Anggie y William, que nacieron y crecieron en México, cuya población es predominantemente cristiana. Pero esto no es un obstáculo para realizar el ayuno, pues comenzaron a hacerlo desde la edad de 7 años. "Sólo ayunaron medio día, hasta los 9 años, después de eso ayunaron el día completo", dijo Rini.

Rini agregó que ella y su difunto esposo siempre ofrecieron una explicación de la obligación de ayunar durante el mes sagrado del Ramadán a sus hijos e hijas. Ellos lo entendieron y continúan con el culto una vez al año.

En la escuela, los amigos entienden la razón del ayuno, y debido a un sentimiento de solidaridad, algunos se unieron al acto de no comer durante el tiempo establecido. 

Pero un incidente gracioso sucedió a Rini, con respecto a uno de los hijos al ayunar en la escuela. El director, sin saber la razón, la reprendió por no permitir que sus hijos comieran o bebieran durante el recreo. Al director le preocupaba que no comer hiciera que sus hijos se enfermaran. Después de explicarle acerca de la obligación del ayuno para los musulmanes durante el Ramadán, el director lo entendió, y hasta ahora, todos han continuado ayunando sin interrupciones.

Aunque en el Ramadán de este no estará más el esposo y padre amado, eso no disminuye el espíritu de Rini, Adry, Katie, Anggie y William, pues en este mes bendecido continúan esforzándose por acercarse al Creador, mientras continúan orando por su amado padre. (Eti)

Comments powered by CComment