Laki Laki Suku Baduy

Quienes nunca han visitado a la tribu Baduy quizá piensen que su comunidad da miedo, que es inaccesible debido a la ubicación en el medio de la nada, pero la realidad es muy diferente.

Los pueblos Baduy (o Badui) son una comunidad bantenesa tradicional que vive en la parte sureste de la provincia indonesia de Banten, cerca de Rangkasbitung. Son considerados como personas no contactadas, un grupo casi completamente aislado del mundo exterior.

Kampung Gajeboh BaduyVilla Baduy

Los Baduy se dividen en dos subgrupos: Baduy Dalam (Baduy del interior) y Baduy Luar (Baduy del exterior). Si bien a ningún extranjero se le había permitido reunirse con los Baduy del interior, los Baduy del exterior fomentan algunos contactos limitados con el mundo exterior. (en.m.wikipedia.org/wiki/Baduy_people).

La distancia desde el asentamiento de los Baduy de exterior con el de los Baduy del interior es de unos 10 km a pie. Las costumbres en el Interior son más estrictas, por ejemplo, no se debe usar jabón para bañarse en los ríos y para iluminarse por las noches sólo están permitidas pequeñas lámparas de aceite por la noche. En cambio, en el Exterior, sí hay cabinas de ducha disponibles para bañarse.

Rumah 2BSuku 2BBaduyLa casas de Baduy

 Antes de que existiera el KRL (tren eléctrico), era difícil llegar a la comunidad de Baduy, pues el tradicional tren de Yakarta a Rangkasbitung estaba en muy malas condiciones; pero tras la inclusión del KRL allí, el viaje a Baduy se hizo fácil. Para llegar sólo necesitamos tomar el KRL de la estación de tren de Tanah Abang a Rangkasbitung, que tiene un costo de 13,000 rupias para un viaje de 2 horas; luego hay que transbordar en transporte público a Ciboleger, que tiene un costo aproximado de 25,000 rupias y tomas otras 2 horas para llegar al destino. Un vez en Ciboleger debemos caminar por el bosque alrededor de 1 hora, una distancia aproximada de 2 kilómetros, para llegar al fin a Villa Baduy.

Jalan Menembus Suku BaduyEl camino a Villa Baduy

 Después de visitar esta comunidad tradicional, por tercera vez, me di cuenta de que muchas cosas habían cambiado en Baduy del exterior. Vi que las calles que originalmente eran sólo terracería estaban ya empedradas, para facilitar las cosas a los peatones, que las casas eran más ordenadas y que los habitantes se habían hecho más abiertos.

Pero Baduy sigue igual en mi memoria. Este lugar no es sólo un área turística para mí, sino más bien un lugar para iluminar mi mente y reorganizar mi perspectiva. Como persona que vive en Yakarta, no necesito buscar sensaciones, pues me sorprende suficiente y me gusta dormir en los pasillos, bañarme en duchas abiertas, comer pescado salado  y recibir la noche sin electricidad.

Prefiero entrar en la mente de la gente de Baduy que es simple, presente y pacífica. Incluso admiro la forma en que, al encontrarse en la calle, se detienen para saludarse calurosamente, como hormigas que se encuentran con su hermanos.

Debido a todas esas razones, prefiero ir sola a Baduy, para poder vivir en medio de ellos al máximo, tan sólo por unos días cada vez.

Hay muchas actividades amables que podemos hacer en Baduy. Podemos ir al río, caminar por el pueblo, que ya cuenta con puentes de bambú y calles de piedra. También podemos unirnos a un Baduy para ir a su granja, con mujeres Baduy para aprender a tejer, o visitar respetuosamente la Comunidad de los Baduy del interior.

Anak Anak Suku Baduy Yang CantikLas niñas bonitas de Baduy

 Me encantó Baduy desde mi primera visita: las veladas oscuras bajo la luz de la luna y las estrellas, el aire frío que hace temblar el cuerpo, el sonido de los perros ladrando desde el bosque, los hombres que canturrean canciones en Sundanese mientras caminan en la oscuridad, el sonido de pasos en la quietud de la noche y la risa suave de las chicas sentadas en el porche de sus casas a la espera de que llegue el sueño.

A veces, cuando estoy allí, deseo que la noche no pase tan rápido, porque las noches en este pueblo son maravillosas. Esta comunidad abrió mi mente, limpiando la basura de mi cabeza y me llenó de energía nueva y positiva

Mientras exista el pueblo de Baduy, siempre regresaré para visitarlos (Tary).  

 

Tary Lestari, autora, guionista y blogger:
www.seribulangkah.com

Comments powered by CComment